Problemas de pareja

 

En terapia de pareja podemos encontrar tanto los problemas de la propia relación como problemas individuales de los miembros de la relación que sin duda afectan a la pareja. Parece difícil aislar un problema de otro dado que la relación es el resultado de las historias personales en interacción con la historia conjunta de la pareja.

 

La historia de las terapias de pareja ha sufrido evolución a la luz de los resultados y a la validez de sus intervenciones. Los primeros protocolos de intervención que mostraban eficacia fueron el enfoque conductual y el cognitivo-conductual, ambos orientados al cambio, los primeros al cambio de conductas, los segundos al cambio de creencias. Pero tanto unos como otros ponían el foco en el intercambio de conductas positivas, es decir, ganancias y habilidades de comunicación como forma de resolver conflictos.

 

En la Terapia de pareja conductual (Jacobson y Margolin, 1979) se veía como causa del problema los déficits en habilidades de comunicación, resolución de problemas y tasa de refuerzos dispensados. Si las causas eran esas así debería enfocarse el tratamiento, éste consistía en entrenamiento en habilidades y contratos de compromiso de actividades reforzantes y que cada miembro fuera reforzador de la conducta del otro.

 

En la terapia cognitiva (Epstein y Rankin, 1995) se consideraba como causa de los problemas de la pareja las creencias irracionales o distorsiones cognitiva, se supone que éstas actúan como filtro a la hora de interpretar la conducta del otro; por lo tanto el enfoque iba destinado a modificar tales cogniciones como forma de resolver los problemas de comunicación.

 

Estas terapias se mantuvieron durante dos décadas como las top, no había psicólogo que se preciara de no ejercer este enfoque y no había publicaciones que no fueran en esa dirección de forma que llegaron a los hogares como una etiqueta para dar nombre al padecimiento de las parejas, es tanto así que cuando llegan a la consulta ellos mismos describen su problema como “un problema de comunicación”.

 

Ambas terapias cosecharon multitud de investigaciones de tipo correlacional que parecían acreditar su eficacia. Con el tiempo se fue observando que a pesar de obtener mejoras con rapidez los resultados no eran duraderos y la pareja regresaba a sus pautas anteriores.

 

En los 90 emerge la Terapia Integral Conductual de Pareja (TIP) de la mano de Jacobson y Chistensen introduciendo “la aceptación” como núcleo de la terapia. Este modelo explica los problemas de pareja como el resultado de múltiples intentos fallidos que cada miembro emprende para resolver las inevitables diferencias y desacuerdos resultando tremendamente afectados por tocar los aspectos diana de su propia vulnerabilidad.

 

La resistencia es la respuesta habitual cuando alguien se empeña en que modifiquemos nuestro comportamiento espontáneo, el otro, al encontrarse con tal resistencia, reanuda su empeño en doblegarlo, bien de forma coercitiva, bien a través de la crítica o el reproche, esto trae inevitablemente mayor resistencia, mayor conflicto y polarización.

 

La estrategia que propone TIP es ayudar a la pareja a tomar consciencia de ese circuito reforzado por ambas partes que les conduce a esa trampa ayudándoles a tomar otro camino, el camino de la aceptación de las diferencias. No se trataría de aceptar cualquier comportamiento del otro, se ha de entender que siempre habrá comportamientos inaceptables porque sean abusivos o violentos, se estaría hablando de aceptar las funciones aversivas que emergen frente al comportamiento del otro dado que mi historia es diferente a la suya.

 

La TIP habla de las habituales dicotomías en las que las parejas se polarizan y que en muchos casos pudieron ser en un principio de la relación factores de atracción pero que con el tiempo se han convertido en incompatibilidades. Estas son: “control frente a distancia deseada”, “grado de control y responsabilidad de cada miembro”; “actitud convencional frente a actitud alternativa”; “actitud artística ante la vida frente a actitud científica”; o la que podría denominarse “tú no me amas frente a eres tú quien no me ama”.

 

La TIP con su foco en lo contextual de la interacción de pareja y en las funciones que traen esas interacciones pasó a considerarse una de las Terapias de Tercera Generación o Terapias Contextuales.

 

Cómo ya se ha escrito en otros apartados de la web, la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) sería una de las terapias contextuales con mayor validez empírica y que más estudios debidamente contrastados ha cosechado hasta el momento en comparación con todo el resto de terapias. Sin embargo no son muchos los estudios experimentales de los que se disponen en relación a la terapia de pareja. Aún así, los terapeutas ACT aplicamos sus principios a estos problemas.

 

Cuando acude una pareja a consulta ambos consideran inadecuados los comportamientos del otro, bien por exceso o por déficit. El terapeuta no está ahí como árbitro para dar la razón o quitarla. En la raíz de sus quejas lo que está pasando es que cuando el otro hace algo que me disgusta surgen sensaciones o pensamientos aversivos dado que esa conducta está ligada a funciones aversivas adquiridas a través de la historia personal.

 

Tomemos como ejemplo que el marido quiere salir con los amigos a ver el fútbol, esto es algo importante para él, es un momento en el que él siente que desarrolla una parte importante de su red social y ocio, sin embargo la mujer lo vive como un gesto de abandono y de preferencia por otras cosas antes que por ella, probablemente porque en su historia ha sido reforzado que la pareja debe pasar el mayor tiempo posible junta y que elegir a otros en un determinado momento representa no quererla lo suficiente, estos pensamientos vienen cargados de mucho malestar y van a invitarle a protestar o pedir que cambie esa conducta, esto chocará con los pensamientos de él, sintiendo que está siendo chantajeado o presionado, ambos responderán a esos eventos privados iniciándose así el conflicto.

 

Otro ejemplo podría ser el que a ella le gustara mucho la naturaleza y la montaña e invirtiera fines de semana con un grupo de senderismo y que a él le gustara pasar tranquilamente los fines de semana descansando en casa, ambos sentirán y pensarán cosas como: “sólo piensa en simismo/a”, “no respeta lo que me importa”, etc., esto les llevará a invertir tiempo en rumiar las razones que sustentan sus reglas reforzándolas y así, dejándose llevar por ellas, dando una respuesta coercitiva o reaccionando con silencios demoledores que les aboca a perpetuar la polaridad.

 

Lo que no haría un Terapéuta ACT sería llegar a “acuerdos razonables” de cuánto tiempo han de invertir en sus actividades individuales o del tiempo destinado solo para la pareja, sino su trabajo terapéutico será ayudarles a discriminar a qué están respondiendo, qué están consiguiendo y qué se están perdiendo y si de alguna manera se puede presentar en el horizonte la aceptación a ese malestar al servicio de cultivar algo con más valor en la relación. Dándoles las herramientas para tomar perspectiva sobre lo que su historia les ha dado y desde esa distancia poder ver al otro con mayor amplitud.

 

Te invitamos a que visites nuestro post sobre los problemas de pareja

 

Para mayor profundidad se recomienda: “Terapia de Aceptación y Compromiso aplicada a los problemas de pareja” de Rafael Morón Gaspar en el libro “Múltiples aplicaciones de la terapia de aceptación y compromiso”. Pirámide. También el libro: “Terapia Integral de Pareja” de J.Barraca.


Somos un equipo de psicólogos en Salamanca expertos en terapias de tercera generación Instituto del Comportamiento Psicólogos Salamanca

Instituto del Comportamiento es un

equipo de psicólogos en Salamanca con amplia experiencia en problemas de pareja

si deseas conocernos más o concertar una cita estamos a tú disposición:

 

Prestador de servicios

  • Psicólogos en Salamanca

    Verónica Mayado, Psicólogo Especialista en Psicología Clínica, CL-1215, NIF:11941219 X

    N° de Registro Sanitario: 37-C22-0384

 

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso. OK Más info