Trastornos de Alimentación. Origen. Tratamiento

 

Martes 17 de Octubre de 2017

 

 

Trastornos de Alimentación. Origen. Tratamiento

 

¿Qué clase de historia de aprendizaje explicaría este tipo de estrechamiento de una experiencia completa y rica del yo y del mundo a una vida dominada por el control aversivo ejercido por los alimentos y el cuerpo?

 

Los Trastornos de Alimentación (anorexia y bulimia) surgen no sólo del contexto inmediato en el que el cuerpo y la comida ejercen un control aversivo, sino también de un contexto histórico en el que estos comportamientos han funcionado.

 

Los factores socioculturales, interpersonales y familiares han comprendido un mundo en el que la alimentación desordenada le salvó de algo insufrible. Éste es un análisis que deberíamos llevar a cabo con cada cliente individualmente. Describimos aquí los factores que son comunes a los clientes que exhiben la alimentación desordenada. Sin embargo, este análisis no es exhaustivo, ni puede aplicarse universalmente.

 

¿Cómo sabemos lo que es hermoso? Hay ciertas características, como la simetría de rasgos faciales, que parecen universalmente atractivas. Sin embargo, aparte de algunas características básicas, existe una variabilidad considerable acerca de lo que es hermoso en razas, géneros, culturas y generaciones.

 

Desde una perspectiva Conductual Contextual, esta variabilidad se explica por diferentes historias de aprendizaje. La definición de belleza se aprende en un contexto social, cultural y verbal particular. Desde muñecas y libros para niños hasta vallas publicitarias y películas, miles y miles de imágenes de la forma humana vienen de nuestros medios de comunicación. Y algunas características son simplemente más comunes que otras. La mayoría de las imágenes que vemos no varían mucho en la forma en que se moldean sus cuerpos. Las mujeres que vemos en las revistas, en las vallas publicitarias, en la televisión y en las películas son, en su mayor parte, delgadas, significativamente más delgadas que la mayoría de las mujeres reales. Y los hombres que vemos en las revistas, en las vallas publicitarias, en la televisión y en las películas son, en su mayor parte mucho más musculosos que la mayoría de los hombres reales. De estas imágenes emerge un estándar de lo que un cuerpo es, o a lo que debería parecerse. Al mirar nuestros propios cuerpos en el espejo, aplicamos ese estándar a lo que vemos. Cualquier desviación de la forma a la que hemos estado expuestos una y otra vez a lo largo de nuestras vidas es probable que se experimente como poco atractiva.

 

Cuando la apariencia es la única información disponible, las personas juzgadas como atractivas también tienen más probabilidades de ser juzgadas como amables, inteligentes, divertidas, populares y así sucesivamente. A veces el mensaje es aún más directo: "¿Cansado de esos muslos gordos y flácidos?”

 

El mensaje en los medios populares es claro: la belleza produce felicidad y prosperidad, y esto es lo bello. Y a veces el mensaje no es sólo en los medios de comunicación. Desde el momento en que los niños nacen en nuestra cultura, son bombardeados con referencias no sólo a la belleza en general, sino también a su propia belleza: "¡Qué cosa tan bonita!", "¡Qué ojazos tiene!", "¡Va a tener buen pelo!”. Incluso puede que una madre le diga a su hija en el momento de recibir un premio por un buen trabajo algo parecido a “¡Qué guapa ibas!”, en vez de “¡Qué orgullosa me siento de tu trabajo!” 

 

La atracción y la popularidad están estrechamente vinculadas a la belleza desde una edad muy temprana. Un niño que ya presta atención a la apariencia puede aprender temprano lo importante que es ser bello. Los sesgos de atracción se han demostrado en las aulas de los niños y los equipos deportivos. El niño hermoso no sólo se supone que es amable, inteligente, divertido y popular, sino que también es tratado como si lo fuera, y es, por lo tanto, más probable que lo sea.

 

A veces la apariencia parece relativamente insignificante para un niño individual hasta la pubertad, cuando su maduración física (o falta de ella) es probable que sea un tema de discusión entre pares con graves implicaciones para los miembros del grupo. Desde una perspectiva conductual contextual, los trastornos de la alimentación tienden a emerger de un contexto en el cual la belleza está asociada repetidamente y exclusivamente con formas corporales extremas y establecida como una contingencia para la aceptación social.

 

Cualquier persona que creció en la cultura occidental moderna ha sido expuesta a un ideal de belleza extrema. Sin embargo, algunos obtienen más exposición a este ideal que otros. Para algunos, este ideal se ejemplifica en el hogar entre los miembros de la familia y en la escuela entre los compañeros. Además, los cuerpos de algunos individuos son más discrepantes de este ideal, haciéndolo aún más extremo y más angustiante. 

 

Además, la belleza está estrechamente vinculada en algunos contextos con la aceptación social. La aceptación social es un reforzador primario para los seres humanos. Incluso ahora que los edificios se calientan y los depredadores son pocos, necesitamos contacto social para sobrevivir. El aprendizaje de la comida y su significado al igual que el significado de la belleza está vinculado a un contexto social. La comida es un imperativo biológico. Comer nos mantiene vivos. También aprendemos a comer, sin embargo. Las funciones de comer se expanden mucho más allá de mantenernos vivos. La comida se convierte en algo más que sustento. Aunque nuestro repertorio de alimentación empieza como una serie de reflejos, la alimentación se convierte en operante casi instantáneamente y es sensible al refuerzo social. A medida que maduramos, las funciones de comer se expanden. Los primeros intercambios sociales se aprenden a menudo durante y después de la alimentación. A medida que los niños maduran y se vuelven verbalmente competentes, comer puede ser cada vez más significativo. El niño que come apropiadamente podría ser un "buen niño", el que come demasiado poco puede "comer como un pájaro", el que come demasiado puede ser "glotón". La comida suele expresarse como una expresión directa del aprecio por la madre que cocinó la comida- "¿he cocinado toda esta comida y ni siquiera vas a comerla?".  Los niños pueden aprender fácilmente que su aprobación y aceptación en su familia depende de cómo comen.

 

Desde una perspectiva Conductual Contextual, los Trastornos de Alimentación (anorexia y bulimia) probablemente emerjan de un contexto en el cual el comer se establece como contingencia para la aceptación social y como contingencia para las experiencias emocionales apetitivas. Cualquiera que creció en la cultura occidental moderna ha estado expuesta a contingencias sociales y emocionales alrededor de comer. Para algunos individuos, sin embargo, estas contingencias son extremas y excluyen otras contingencias. Algunas personas pueden aprender muchas maneras distintas de comer para complacer a los demás. Pueden estar expuestos a múltiples contextos en los que preparar los alimentos y comer alimentos que se han preparado son los actos primarios de amor. Pueden no estar expuestos a contextos en los que otras cosas que hacen son socialmente reforzadas. Además, algunas personas pueden estar expuestas a muchas maneras distintas de comer para regular sus emociones. Para algunos, comer (y no comer) es la única manera de obtener alivio cuando la vida duele.

 

Sandoz, Emily K.; Wilson, Kelly G.; DuFrene, Troy. Acceptance and Commitment Therapy for Eating Disorders: A Process-Focused Guide to Treating Anorexia and Bulimia.

 

 

Para más información consultar: 

Instituto del Comportamiento

Psicólogos en Salamanca

 

 

 

 

 

Volver a la portada

Prestador de servicios

  • Psicólogos en Salamanca

    Verónica Mayado, Psicólogo Especialista en Psicología Clínica, CL-1215, NIF:11941219 X

    N° de Registro Sanitario: 37-C22-0384

 

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso. OK Más info