Los psicofármacos bajo sospecha

 

Viernes 8 de Diciembre de 2017

 

 

Los psicofármacos bajo sospecha

 

¿A que prestamos atención? ¿A los síntomas o al paciente?

 

Las Neurociencias han avanzado enormemente en la última década y nos han dado potentes conocimientos sobre los problemas neurodegenerativos. Sin embargo, el conocimiento de los mecanismos de actuación de los antipsicóticos no están tan claros dado que su acción y su eficacia parece variable e impredecible de un sujeto a otro. A pesar de las gigantescas inversiones de las farmaceúticas no ha aparecido ningún fármaco novedoso en los últimos 20 años, parece que la confianza otorgada por parte de profesionales y de la población en general no estimula a las farmaceúticas su creatividad investigadora.

 

Los antipsicóticos que presumen de ser específicos por cuanto que intervienen en la raíz de la esquizofrenia, no es tanto así, de hecho en ninguna parte del cerebro están localizados los delirios o las alucinaciones y los supuestos desarreglos neuroquímicos no están en la base de tales conductas. Serían más anti-todo, por su inespecificidad y por los efectos depredadores de la actividad cerebral.

 

Como dice Marino Pérez Álvarez: "En realidad los mecanismos biológicos que explican sus efectos secundarios son mucho mejor conocidos que los implicados en sus efectos terapéuticos. Lo que resulta más inquietante aún es que muchos de ellos tienen un efecto terapéutico similar sobre diversos trastornos mentales con los que supuestamente no están relacionados, poniendo en duda tanto la actual clasificación diferenciadora de estos trastornos como las hipótesis biógicas y psicológicas sobre su origen"

 

Bien es cierto que el descubrimiento de los antipsicóticos permitió el abandono de tratamientos ciertamente agresivos empleados en décadas anteriores, y así surgía un grupo de fármacos que prometían la curación de la esquizofrenia por la disolución de los síntomas positivos, dejando atrás esos métodos sin duda espeluznantes como la lobotomía, la terapia electroconvulsiva (aún se realiza, ahora con anestesia), los comas insulínicos, la indución de convulsiones, etc. y así pudieron cerrarse las puertas de los manicomios.

 

¿Realmente se sabe cómo funcionan los antipsicóticos?: Tienen una acción antidopaminérgica pero no por eso es antipsicótica, lo que si provoca es impasividad e indolencia ante los síntomas con el consecuente desafecto a los asuntos de la vida. No tienen efecto curativo, los índices de recaída dan fe. Ultimamente se empiezan a ver corrientes críticas sobre su efecto. En los últimos días se ha publicado un artículo en infocop que creemos necesario atender, invito a su lectura: ¿Nos podemos fiar de los estudios sobre eficacia de los fármacos antipsicóticos?

 

En paralelo avanzan las investigaciones sobre el tratamiento en los síntomas de la esquizofrenia con la Terapia de Aceptación y Compromiso, ¿Se podría imaginar un mundo sin psicofármacos en el que las evidencias científicas y la preparación de profesionales en Terapias Contextuales dieran solución a estos problemas?. Me gustaría pensar que si.

 

Aquí dejo un artículo en esta dirección: Aplicación de la terapia de aceptación y Compromiso (ACT) a sintomatología delirante: un estudio de caso

 

Se recomienda la lectura de: "La invención de los trastornos mentales" de Marino Pérez Álvarez y Héctor González Pardo

 

 

Instituto del Comportamiento

psicologos salamanca

Tratamiento de la Esquizofrenia

 

 

 

 

 

Volver a la portada

Prestador de servicios

  • Psicólogos en Salamanca

    Verónica Mayado, Psicólogo Especialista en Psicología Clínica, CL-1215, NIF:11941219 X

    N° de Registro Sanitario: 37-C22-0384

 

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso. OK Más info